Hacia el 1573, en Firenze, Italia, un grupo de intelectuales y
creadores florentinos, reunidos bajo el patrocinio del Conde
Giovanni di Bardi, se propuso un retorno a las fuentes helénicas. La
Camerata Florentina estableció una serie de reglas que,
recuperando la esencia del teatro griego en el que la palabra se
declamaba melódicamente y con acompañamiento instrumental, daba
nacimiento un nuevo tipo de obra que se denominó “dramma per
musica”. En este nuevo formato, la palabra del poeta ocupaba el
lugar central y- como clara reacción a la música polifónica que volvía
incomprensible el texto- se estableció una monodia que debía
regirse por la sonoridad propia de la lengua con un sobrio
acompañamiento instrumental que acentuara o subrayara las
emociones contenidas en el texto (los affetti), sin jamás interferir
en su comprensión.

En Venecia, en el año 1637, nace el teatro de ópera. Hasta ese
momento, el dramma per musica, que sólo podía apreciarse
exclusivamente en los salones cortesanos, por veinte o treinta
aristócratas invitados para la ocasión. A partir de la primera ópera
llamada L´Andromeda (Manelli- Ferrari), en el Teatro San Cassiano
de Venecia, se cambiaría la historia de la música dado que cualquier
persona que pagara su entrada podría emocionarse con los destinos
de Hércules, Ariadna u Orfeo.

Ph. Mirta Salafia

L ´Incoronazione di Poppea
La coronación de Popea, es la última ópera de Claudio Monteverdi,
drama musical en un prólogo y tres actos, con libreto de Giovanni
Busenello, estrenada en el teatro Santi Giovanni e Paolo de Venecia
en el año 1642. Asistimos al punto más alto de la evolución del
músico como uno de los creadores del género lírico. La forma en que

se encadenan las escenas musicalmente, la magistral exploración de
la riqueza y las posibilidades tímbricas de la orquesta al servicio de
la expresión de los affetti propios de los personajes, los
dramáticos recitativos, la construcción en definitiva, de uno de los
personajes de gran humanidad, con sus luces y sombras, son algunas
de las novedades que presenta este dramma per musica.
La otra gran novedad proviene del libreto de Giovanni Busenello. El
abogado y poeta veneciano prescinde aquí de los mitos helénicos,
abordando un tema y unos personajes históricos, cuya fuente es un
episodio narrado en el Libro XIV de los Anales de Tácito y la
tragedia latina de Octavia, de autor desconocido. Un debate
filosófico- político sobre el poder y sus excesos no hubieran tenido
lugar en los salones principescos, pero sí en el nuevo ámbito social
del teatro de ópera que, si bien construido a expensas de las
familias aristocráticas, su influencia estaba mediada por un nuevo
personaje: el empresario teatral. Busenello, que pertenecía a un
círculo intelectual de librepensadores con ideales republicanos
denominado Accademia degli Incogniti, encontró en la Roma imperial
la materia prima con la cual crear una gran metáfora sobre el abuso
del poder, pero la sutileza de su pluma no se detiene allí. Por
primera vez, los personajes plebeyos (nodrizas, guardias) tenían una
voz propia, partir de una escritura dramática que incluía locuciones
vulgares, contrastando con el discurso más sofisticado y metafórico
de los personajes nobles.
El libreto desarrolla el tema del poder, la ambición y el sexo con
una libertad y un desprejuicio que el teatro en general y el género
lírico en particular irán perdiendo- salvo escasas y escandalosas
excepciones- en los siglos siguientes. Octavia ama a Nerón y Drusila
ama a Otón, pero ambos aman a Popea.

Ph. Mirta Salafia

Popea ama al trono, un poco a Nerón posiblemente, pero él es el
medio para llegar al trono. No dudará de quitar del camino cualquier
obstáculo, como a su antiguo amante Otón o al inflexible Séneca,
quien se opone a que Nerón repudie a su esposa Octavia para
casarse con ella. Mentirá sobre el filósofo para lograr que el
emperador lo sentencie a muerte. El final encuentra a Popea
coronada y a Nerón satisfecho de haber impuesto su voluntad,
incluso por encima de la ley. En el medio Séneca fue obligado a
suicidarse, la emperatriz Octavia, Otón y Drusila fueron
desterrados. Reaparece, entonces, el dios Amor afirmando su
superioridad en los destinos de la humanidad, para suavizar un
mensaje final que, en términos, más actuales, podría rezar: “el
camino al poder está pavimentado de hipocresía”.
L´incoronazione di Poppea fue representada, este año, en el
Teatro Colón de Buenos Aires. Es una ópera en versión concierto,
donde comparten el escenario, la orquesta y los cantantes, tal como
fue diseñado, en su momento histórico, – il dramma per musica-.

Orquesta Ensemble Matheus.

Director Musical

Jean- Christophe Spinosi.

Reparto:

Popea

Verónica Cangemi

Nerón

Raffaele Pe

Séneca- Cónsul

Luigi De Donato

Octavia- Virtud- Damisela:

José María Lo Monaco

Otón- Familiar 1:

Filippo Mineccia

Fortuna- Drusila

Mariana Flores

Amor- Valetto-Palas

Emilie Rose Bry

Nodriza de Octavia- Primer Soldado- Liberto- Lucano

José Lemos

Mercurio- Lictor- Tribuno 2- Familiar 3

Juan Sancho

Arnalta- Segundo Soldado-
Tribuno Martín Oro